El peor error de un periodista

En las escuelas de periodismo se enseñan métodos para escribir, para investigar y también para tratar de buscar la primicia. Pero lo que recalcan una y otra vez es el chequeo de las fuentes para no cometer errores, ya sea para una noticia superficial como para algo de mucha importancia periodística.

Esta nueva era en la comunicación, con la expansión de internet y la aparición de las redes sociales, ha abierto un nuevo interrogante para los periodistas que se están adaptando a estos nuevos medios: ¿Fuentes totalmente corroboradas o rapidez para dar la primicia? Consciente o inconscientemente los profesionales se dejan llevar por ganar relevancia al dar primero la noticia, pero a veces puede jugarles una mala pasada.

Muchas veces, los errores en publicaciones en sitios o en tweets se borran rápidamente al ver la equivocación, pero la mancha no es fácil de eliminar. Está claro que hay situaciones que son imperceptibles pero hay otras que son más graves.

Uno de los casos más significativos de esta situación fue el día que murió el conductor argentino Juan Alberto Badía, el 29 de junio de 2012. El locutor padecía una grave enfermedad y se sabía que estaba mal, pero aproximadamente a las 20:00 del 28 de junio comenzó a circular en Twitter un rumor de que había fallecido.

Los rumores en esta red social son normales porque existen muchas cuentas “anónimas” que se encargan de generarlos, el problema es cuando los medios hacen eco de esas noticias. No había pasado ni una hora para que varios periodistas comenzaran a dar esta noticia como real: primero en sus cuentas de Twitter, luego en sus sitios de internet y hasta en canales de televisión.

badia-1Lo más grave fue que cuando un medio reconocido da una noticia, los demás piensan que está chequeada la fuente y confirman ellos mismos la información. La repercusión fue tal que la sobrina de Badía tuvo que twittear -desde la clínica- que su tío todavía seguía con vida. “Estamos esperando la peor noticia, pero todavía no ha sucedido. Me impresiona un poco los medios donde trabajo que se apresuren tanto en dar una noticia tan triste”, aseguró Belén Badía, en diálogo con un canal de televisión. Fueron pocos los que salieron a desmentir la información o a pedir disculpas por lo sucedido, sólo borraron sus publicaciones como si no hubiera pasado nada.

badia-2

Twitter es una de las novedades más grandes de los últimos años en comunicación, pero siempre y cuando sea para informar. Como toda herramienta influyente, si es mal usada puede ser muy peligrosa. Es simple, la primicia no vale cuando no está chequeada la información.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s