La difícil tarea de vender momentos

Ayer un amigo  mientras comía papas fritas analizaba fríamente el packaging del producto y le llamó poderosamente la atención una palabra de la descripción del envase: “Divertidas”. A lo que comentó sonriendo “Las papas no son divertidas”.

Inmediatamente empecé a pensar en diferentes marcas, empresas o personas que intentan vender momentos, sueños, experiencias y no “productos”. No se trata de satisfacer la necesidad de los clientes, es llevarlos a vivir una experiencia, un deseo, hacerles de su sueño, una realidad. Muchas veces tiene que ver con el manifiesto de la marca y su promesa hacia el cliente y consumidor. No es fácil, NADA fácil materializar “momentos” y que tu marca sea coherente con lo que dice, hace y vende.

En esta sociedad de consumo, donde las necesidades se transforman en deseo, y ante una oferta tan variada de marcas, productos, servicios las empresas intentan diferenciarse cada vez más y segmentar a los clientes. Vender momentos y experiencias dejó de ser algo exclusivo para las marcas de lujo y pasó a ser algo cotidiano y necesario hasta para un jabón de baño.

Lo dijo Steve Jobs creador de una marca ícono del diseño, vanguardista y generadora de deseo como Apple “Hay que vender sueños, no productos”.

El otro ejemplo más claro es Coca-Cola, en mi opinión la mejor marca que plasma este concepto y asocia la palabra felicidad con su producto. Les dejo dos acciones de Coca Cola, para que vean cómo la marca centra su mensaje en las emociones de las personas, apuesta a “vender momentos, vender sueños” creando valor y entendiendo que las experiencias generan conexiones más duraderas y de largo plazo.


 

@TomassoFM

La esencia de la marca y su relación con las redes sociales

quien-soy2

Empiezo a escribir en este blog gracias a la propuesta de mi gran amigo Ignacio.   Pensando sobre qué escribir y el cómo, decidí hablar en esta primera publicación sobre la esencia de una marca y cómo repercute en las redes sociales.  

Hoy en día es muy común ver a distintas marcas o empresas hablar, publicitar sus cuentas de Twitter, Facebook, Pinterest, Instagram, Google +, etc.  Pero son pocas las marcas u organizaciones que realmente analizan y se plantean por qué deben tener presencia en los medios sociales y si su pertenencia tiene coherencia con su esencia, su filosofia y valores de marca.

¿Qué le aporta a mi marca una fan page? ¿Debo estar porque todos están?  ¿O debo estar porque ninguno de mis competidores están?

Para responder a estas preguntas la marca, en primer lugar, debe mirar y consultar su ADN. Muchas veces las decisiones que se toman son en forma intuitiva. Pero, si la organización tiene en claro la esencia de la marca, sabe qué es lo que NO debe hacer para continuar creando valor. 

En segundo lugar, es importante seguir la huella para poder establecer los futuros esfuerzos de comunicación y gestión. Por ejemplo, definir qué canales utilizar para comunicar.

Otras preguntas relacionadas que surgen en todo departamento de marketing y comunicación son: ¿Es indispensable tener una cuenta de Twitter?  ¿Nos diferencia de la competencia? ¿Qué valor le agrego a mi marca u organización estar en esta red?

“El medio es el mensaje” decía Marshal Macluhan. Y realmente es así. Parte de la estrategia de comunicación de una marca es definir qué canales utilizar para llegar a sus clientes y potenciales clientes. Definir dónde y cómo se va a comunicar es tan importante como el qué se va a decir.

Muchas veces el canal te condiciona y te limita ante determinados mensajes.  Si ya tienes definidos los canales a utilizar y has identificando en cada uno de ellos los diferentes públicos a los que piensas llegar, debes focalizarte en los mensajes y el contenido que utilizarás para crear valor, diferenciarte y ser coherente con tus valores de marca.

Recuerda uno de los axiomas de Paul Watzlawick “es imposible no comunicar”. De nada sirve que crees una cuenta de twitter o una fan page y no generes contenido o respondas a tus usuarios. Todo lo contrario, tu marca estará generando una mala reputación online, comenzará a repercutir en tu organización y lo más importante y vital: no estarás siendo coherente con la filosofia y la esencia de la marca. Romperás esa promesa que toda marca viene a cumplir.

Recuerda estas palabras que me enseñó un gran maestro a la hora de involucrarte en una estrategía de social media y decidir qué canales utilizar.  “Todas las marcas tienen un génesis que marcan su futuro, en este acto fundante la mayoría de las marcas encuentran su razón de ser y los valores que sustentan su accionar” Tito Aválos.

@TomassoFM

4 factores que las empresas deberían medir

En este post quiero escribirles sobre algunas mediciones que cada empresa debería hacer en relación a la actividad de los usuarios en las redes sociales.

Hay diferentes herramientas (algunas de pago y otras manuales) para tratar cada paso o fase que propongo, pero todas permiten medir las audiencias en internet.

– Presencia: Un primer paso para analizar es la presencia de la marca en las redes sociales. Cuando hablamos de presencia me refiero a la notoriedad de la marca, que los usuarios/consumidores o mismo el mercado tenga conciencia de que la marca existe en Twitter por ejemplo. La empresa tiene que ser de fácil acceso, visible, estar disponible e interactuar.

– Reputación: Otro aspecto que hay que medir y que es fundamental es la reputación, entendida como el prestigio consolidado en los consumidores o usuarios por diferentes acciones que la marca lleva a cabo. Cuando se habla de reputación se asocia a la confianza y credibilidad que los consumidores tienen en la marca.

Es importante que la reputación de la marca esté bien consolidada y le gane a algún “rumor” que se pueda generar no muy positivo.

– Popularidad: La popularidad se puede entender como la cantidad de personas interesadas en una marca o un perfil en alguna red social. Es decir que se mide por los seguidores que pueda tener en Twitter, por los suscriptores, los miembros, los visitantes, etc. Se tiene que implicar a los seguidores para generarles un valor. Si nos siguen es porque la marca les interesa, porque se muestran ‘fans’ de la compañía o el producto y así lo hacen saber. Es una manera excelente de estrechar lazos y acercarse al consumidor por parte de la empresa.

– Influencia: La influencia es cómo se expande el mensaje que se envía, y de qué manera los usuarios lo incorporan a sus redes sociales, blogs o cómo les afecta a ellos. Se intenta que las personas en las redes sociales se muestren activas y se involucren en la difusión del mensaje y no que sean meros espectadores o lectores de la información. Que puedan, el caso del Twitter, retuitear el mensaje, generar más contenido, interactividad, etc.

Para lograr estos efectos se tiene que ofrecer  algo novedoso, relevante y que aliente a los seguidores a formar parte de la acción.

@nachom18

10 razones de por qué las empresas deben estar en Twitter

¿Qué empresa grande no está en Twitter hoy en día? ¿Y las pequeñas? Cada vez son más, y si tenés una empresa, no dudes que tenés que estar en la red social de los 140 caracteres. No es recomendable, es obligatorio a día de hoy tener presencia en las redes sociales.

Twitter es una oportunidad empresarial, y comunicativa para llegar a cientos, miles y millones de clientes, potenciales clientes, usuarios, o gente que esté hablando de tu negocio, tus productos o tu marca. 

Vamos a enumerar algunas razones y consejos básicos:

1- Controlar la competencia: Siguiendo a la competencia podemos saber qué estrategias están llevando a cabo, qué tipo de publicidad hacen, cómo están promocionando un producto, etc. Nos dará información detallada y actualizada de las empresas del mismo sector.

2- Intentar ser la referencia: En Twitter nuestra audiencia puede convertirse en medios generadores de contenidos. Es algo bidireccional. Una buena oportunidad para convertirnos en una referencia en el sector, especializar bien los contenidos, darle un enfoque propio de nuestra visión del negocio, del producto, nuestros valores, y que calen hondo en nuestros seguidores.

3- Aprender de nuestros seguidores: Las redes sociales dan la posibilidad de escuchar mucho a nuestros clientes. De ello las empresas pueden sacarle mucho provecho mejorando productos o servicios, solucionando problemas, e investigando para nuevos retos y campañas.

4- Seguir a los gurús del sector: Cuando crees la cuenta de tu empresa lo primero que tenés que hacer es seguir a las personas más influyentes de tu sector, los especialistas en el rubro. Viendo a quiénes siguen esas personas deberías empezar a ver quiénes serán tus seguidores. Es una forma eficaz de localizar a usuarios interesantes y gente que puede aportar valor o generar contactos interesantes para tu empresa.

5- Generar contenido específico: Recuerda…¡estás en Twitter! Tus seguidores ya te conocen, ya sabes quién eres, sino no te seguirían, pero ahora bien, hay que generarles contenidos atractivos y adaptados al medio. Si hay dinámicas diferentes, seductoras, interesantes conseguirás fidelizar a tus clientes.

6- Diseñar promociones exclusivas: Si se hacen promociones especiales solo para los seguidores de Twitter, hará que tengan aún más ganas de seguir la cuenta, o recomendarán a amigos y familiares que la sigan para beneficiarse de las promociones o descuentos que se hagan por medio de esta plataforma. Un buen consejo y fácil de monitorizar para las empresas podría ser el uso de un hashtag en particular.

7- Mantener conversaciones y compostura adecuada: No hay que olvidarse que somos la imagen de la empresa, por lo que hay que mantener una conversación en un tono adecuado, con un lenguaje correcto, intentar escribir sin faltas de ortografía y recordar que estás en Twitter. No es un chat, no son mails, y cuidado que muchas veces, al solo contar con 140 caracteres, podemos no explicar exactamente lo que se quería decir o algunos mensajes se pueden mal interpretar.

8- Preocuparse por la atención al cliente: Los clientes o la gente que interactúa con la empresa a través de Twitter quiere una respuesta, espera que la marca responda a la información demandada, al problema expuesto o tal vez una recomendación, pero lo que no quiere es preguntas en el aire y sin respuesta.

9- Cumplir con lo que se dice: Tal vez con la emoción de estar en Twitter se nos van las manos y el teclado y proponemos cosas que no se podrán cumplir o que realmente no sabes cómo funcionará. Es un terreno nuevo, y necesita un período de adaptación, pero siempre con objetivos realizables.

10- Compartir información: Twitter es compartir contenidos, información, vídeos, opiniones, imágenes, informes, enlaces, textos, lecturas, análisis. Todo lo que creas que será útil para tus seguidores y que aporten un valor añadido. Reforzará la imagen de marca de la empresa.

@nachom18