Lo complejo de ser simple

Está tan instaurado en la sociedad que pareciera que funciona desde hace décadas, pero Twitter fue creado en marzo de 2006 y recién fue tomando popularidad años después. Pero a pesar de su corta edad, esta red social ha establecido una nueva forma de comunicación que ha cambiado también la manera de escribir del usuario.

cuando.lo.simple.es.complejo

Alguien que no conoce Twitter podría decir que no hay nada más simple que escribir en 140 caracteres y tranquilamente se la podría adjudicar a niños o adolescentes, pero la cuestión no es la extensión de un mensaje, sino el valor de su contenido.

Y aunque parezca un juego de palabras, ser claro y simple es muy complejo. Dar un mensaje profundo e interesante y tener la capacidad de sintetizarlo en no más de 10 palabras, es muy difícil y requiere de una gimnasia literaria especial y novedosa.

En las primeras clases de periodismo te enseñan que en el primer párrafo de una nota hay que responder las 5 W (Who, What, Where, When y Why, es decir Quién, Qué, Dónde, Cuándo y Por qué) pero no tenés una extensión límite para desarrollarte y presentar la noticia. En Twitter si existe ese límite y ése es el verdadero desafío de esta red social.

Una nota promedio de un portal de noticias tiene 2600 caracteres y su título 100, dependiendo también cuál sea el contenido. Y ese mismo medio -que seguramente tiene presencia en redes sociales como lo exige la actualidad- tiene que dar la misma información pero reduciendo su extensión casi veinte veces.

Esto mismo sucede con mensajes de amor que antes era cartas, presentaciones de nuevos productos de empresas que antes eran newsletters o hasta mensajes de figuras del mundo del espectáculo que antes eran comunicados por sus voceros.

El Twitter llegó al mundo como una forma de comunicación y ya está impuesto con este código tan novedoso que instauró, y sin darse cuenta ha creado un nuevo habito de escritura que tiene que ser claro, concreto e interesante, algo que parece simple pero que es muy complejo.  

@FedeKlobovs

Anuncios

Saber medirse, controlarse y tener sentido común, 3 claves en Twitter

Enciendo la tele, paso por Telecinco y veo que en ‘Sálvame’ están hablando del escándalo de Twitter esta semana, con las filtraciones de los teléfonos privados de los famosos. 

Tema bastante delicado donde ya se mezcla un poco de todo: tuits que rozan la ilegalidad, famosos acosados a llamadas, gente intrometiéndose en sus vidas privadas, otros famosos insultando, denunciando y amenazando a los trolls.

Una situación rara y atípica, pero que últimamente se viene dando más de lo que se debería.  ¿Hay manera de frenar esta ‘moda’?

images-1

Creo que los famosos deberían dejarse asesorar por gente de su entorno, o especialistas que sepan cómo tratar estos temas para que no se genere una bola de nieve donde se puede evitar. Pero lo más básico de todo es tener un poco de sentido común. Y acá es donde se falla.

Si reaccionas mal, a través de insultos o amenazas, y que estos los puede ver todo el mundo, tienes las de perder. Ya se sabe la fuerza que tienen los internautas y las redes sociales. No hay nada peor que ponerte a la gente en tu contra o ponerse a la altura de tuiteros que quieren molestar, y sacar lo peor de una persona.

Creo que, a veces, uno al tuitear piensa que está en un entorno pequeño y que sus 140 caracteres pueden ir directos a esa persona y que ahí acabará el tema. Pero, para los famosos, periodistas, futbolistas,  etc. esto no es así. Tienen que medir sus palabras, y pensar lo que dicen. Todo puede ser utilizado en su contra, y como ya dije anteriormente, si son Trending Topic no será por una buena contestación o una buena acción, sino todo lo contrario ¡DANGER!

Además, cualquier cosa que digan en las redes sociales pueden ser al día siguiente un titular en algún periódico, ocupar varios minutos de televisión en prime time o que se le dediquen horas y horas de radio. Puede trascender mucho más de lo que uno se imagina.

También creo que a veces la gente se mete en cosas que no saben cómo funcionan. Twitter. Un buen ejemplo: los tuiteros ya saben cómo funciona la red social y si una persona, encima alguien mediático, hace cosas que no tocan, puedes ser carne de cañon y presa fácil para que sean el hazmerreír de los tuiteros.

¿Quién debe poner el límite a esta problemática en Twitter? 

Ahí lo dejo…

¡Un saludo!

@nachom18